Nueva era Turbo: principio del fin para la hegemonía de Red Bull

¿Está Newey ante un nuevo McLaren MP4-18?

La puesta en marcha de la nueva normativa técnica que regirá la Fórmula 1 durante los próximos años ha sacado a relucir las debilidades de los actuales Campeones del Mundo, Red Bull. Así pues, si un rediseño prácticamente completo del monoplaza no lo remedia, estaremos ante la posible caída del ‘gigante’ austriaco.
© Sutton – Daniel Ricciardo

Todo momento tiene su dominador, todo tiempo tiene sus límites y, lo que parece eterno, no dura para siempre. Los primeros test de la nueva era Turbo han causado estragos en aquella Fórmula 1 que habíamos conocido durante el último lustro; el más fuerte ha tropezado, ha dudado y parece haber puesto en bandeja la posibilidad, deseada por muchos, de verles flaquear, de caer de rodillas ante la llegada del V6 Turbo, paladín defensor de la legendaria máxima de Enzo Ferrari y justiciero contra el dominio de la “malévola” aerodinámica.

Como si de un descarriado rebaño de ovejas lanudas se tratase, Dietrich Mateschitz, Christian Horner y Adrian Newey regresaron al redil de Milton Keynes en cuanto vieron las orejas al lobo. Un lobo que se disfrazó de sobrecalentamiento, errores de la ‘unidad motora’ de Renault y complicaciones diversas en el box de las bebidas energéticas durante los test de Jerez.

Newey ayudará mejor desde su estudio de diseño quería dejar claro Daniel Ricciardo, el flamante nuevo piloto de Red Bull Racing, en una disculpa tardía. Y, sin duda, parece que así será. Adrian Newey no siempre ha sido infalible; sus arriesgados diseños aerodinámicos, en los que deja poco espacio para la refrigeración del motor y en los que apuesta por líneas arriesgadas y estrechas, no le han pasado factura en los últimos cuatro años pero todos recordamos aquel fiasco en McLaren-Mercedes.

Corría el invierno de 2002 y en Woking esperaban plantar cara a Ferrari tras el dominio absoluto de Michael Schumacher durante la temporada anterior. Adrian Newey, Mike Coughlan y Neil Oatley eran los responsables de diseñar el que sería el MP4-18 y así lo hicieron. Pero el monoplaza negro y plateado no dio el rendimiento esperado, errando durante la pretemporada y obligando a McLaren a volver al modelo anterior y evolucionarlo para competir durante la temporada 2003.

David Coulthard a los mandos del MP4-18

El ‘alma mater’ de Red Bull se encuentra realmente contrariado tras ver como su ‘RB10’ no es, por ahora, lo esperado. Su ceño fruncido pudo verse en el ‘pitlane’ de Jerez durante tres días en los que el ‘genio’ británico se dignó a asistir a la hecatombe de la escudería energética. La tensión que se respira en estos tiempos en el equipo de Milton Keynes es tal que el propio Newey se encaró con el responsable de motores de Renault, apuntando hacia Viry-Chatillon como máximos culpables. 

Como en cada casa tiene que haber de todo, Dietrich Mateschitz se marchaba de Andalucía asegurando que la responsabilidad era compartida y que Red Bull no había hecho el trabajo perfecto de otros años; mientras que Christian Horner prefería echar balones fuera y señalar a Renault como los únicos responsables del desastre inicial.

Lo cierto es que la llegada de los V6 Turbo puede ser el hecho que rompa con la tónica de las últimas temporadas y marque el inicio del fin de una era. Una era de dominio casi absoluto y en la que nadie fue capaz de toser al brillante ingeniero británico; una era en la que Vettel- siempre escudado por Mark Webber- logró lo que nadie antes había hecho a su edad; una era que tiene los días contados y todo gracias al cambio radical que la FIA aprobó, finalmente, para este 2014. 

Ya se preveía algo oscuro cuando Vettel apareció con gesto serio, rostro contraído y mirada perdida en la mañana del primer día de test. Algo fallaba en Red Bull -la suspensión, concretamente- y el idilio de Brasil se convertía en pesadilla. El paradójico cortocircuito energético que ha sufrido la escudería de las bebidas que dan alas constituye un muro a franquear en el camino antes de lo esperado. La complejidad de la nueva ‘unidad motora’ y la interrelación entre todos sus componentes -no pocos, precisamente- está sacando de sus casillas a Newey y todo su equipo, que parecen estar destinados a lo que es ley de vida: el relevo generacional. Adrian ya ha mostrado interés en la ‘Copa América’ y todo lo que la rodea en muchas ocasiones, tal vez el tiempo corra en su contra y su adiós esté más cerca de lo esperado…

Sebastian Vettel con el RB10 en Jerez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s